Año XLI - Edición Nº 8.409

Miércoles 11 de abril de 2018

Amplio pesar en la comunidad universitaria y distintas esferas del país: Fallece la destacada académica, investigadora y analista internacional Dra. Olga Ulianova

Fecha de Publicación: Vie, 12/30/2016 - 08:58

La experta de origen ruso en temas como Europa del Este y Asia Central, además de la historia política contemporánea de América Latina, se integró a nuestra Universidad en 1993, forjando una brillante trayectoria en el Instituto de Estudios Avanzados (IDEA), del que fue su directora entre 2010 y 2015. Junto con lamentar la partida de la destacada académica, el Rector Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid resalta que “Olga fue una gran colaboradora y referente en el ámbito de las relaciones internacionales. En su calidad de experta de nuestra Universidad contribuyó a la formación de la opinión pública a nivel nacional, además de profundizar la labor de Vinculación con el Medio que desarrolla nuestra Casa de Estudios”.

Foto:

Marco Avilés

Hasta sus últimos días de vida, la Dra. Olga Ulianova mantuvo una activa participación, tanto a nivel académico como a través de los medios de comunicación, desde donde la requerían cada vez que se trataba de analizar temáticas de alcance internacional, especialmente aquellas relacionadas con Rusia y los países de Europa del Este.

Este jueves (29), con más de tres décadas de trayectoria profesional, la reconocida experta y analista falleció a sus 53 años producto del cáncer que la afectaba hace más de un año.

“Es poca la gente que puede decir que su vida laboral ha sido una constante creación. Yo sí puedo decirlo, pues pocas instituciones en el mundo crean las condiciones como nuestra Universidad para el trabajo de sus académicos e investigadores”, afirmó la Dra. Olga Ulianova luego de recibir en agosto la Medalla Universidad de Santiago de Chile, en su Categoría Primera, como un reconocimiento a su amplia labor académica y de investigación, tanto a nivel institucional como nacional.

“En estos últimos años he debido pelear contra una enfermedad maldita, lo que no ha sido fácil. Pero gracias a todo el apoyo recibido, que es de gran ayuda, puedo pensar en el futuro, lo que habla de la gran calidad humana de nuestra comunidad”, agregó durante la ceremonia celebrada en el Salón de Honor del Plantel.

Su velatorio se inició el jueves en el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL) y continuará este viernes hasta las 10:30 horas, momento en que se realizará un responso, para luego llevar a cabo sus funerales a partir de las 12:00 horas en el Cementerio Ruso, ubicado en Avenida Eyzaguirre N° 2395, en la comuna de Puente Alto.

Chile como su segunda patria

Olga Ulianova nació en la ex Unión Soviética en 1963, donde se tituló como historiadora en la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú, la misma institución en la que obtuvo los grados de Master of Art en Historia (1985) y Doctora en Historia, mención Historia Universal (1988).

Fue en 1992 cuando se trasladó a Chile junto a su esposo José Luis Hidalgo, exiliado durante la dictadura, iniciando, a partir de 1993, una exitosa carrera académica en la Universidad de Santiago de Chile, especialmente en el Instituto de Estudios Avanzados (IDEA), del cual llegó a ser su directora entre 2010 y 2015.

Su trabajo se concentró en diversas líneas de investigación, como la historia de las relaciones internacionales contemporáneas, los actores no-estatales en las relaciones internacionales, estudios de Europa del Este y Asia Central, además de la historia política contemporánea de América Latina en el cruce de lo internacional y lo global. Particularmente ha trabajado en la recuperación de información documental proveniente de los archivos del Komintern o Internacional Comunista y, en general, de la ex Unión Soviética.

Fue autora de siete libros, once capítulos y 26 artículos en revistas tanto nacionales como extranjeras, además de editora de tres obras colectivas. De hecho, entre 2005 y 2009 publicó los dos volúmenes de “Chile en los archivos soviéticos”, además de editar “Redes políticas y militancias” (2009). Entre sus publicaciones también destaca el libro “Rusos en Chile”, junto con la edición que realizó para “1912-2012: El siglo de los comunistas chilenos”, ambos del 2012.

En cuanto a sus artículos, figuran “Develando un mito: emisarios de la Internacional Comunista en Chile” (2008), “El exilio comunista chileno: 1973-1990” (2013), “Corvalán by Bukovsky, A real Exchange of Prisioners in a Imaginary War” (2014), además de capítulos en libros como “La nueva inserción militar del comunismo chileno tras el Golpe Militar” (2014).

Como parte de su brillante producción científica, destacan sus siete proyectos Fondecyt adjudicados entre 1994 y 2015, además de dos proyectos Dicyt, más otros seis proyectos de investigación financiados con fondos nacionales y extranjeros. “Chile no habría sido mi segunda patria si la Universidad de Santiago no hubiese sido mi casa”, repitió en más de alguna ocasión la propia Olga Ulianova.

Referente del análisis internacional

Junto con lamentar la partida de la destacada académica, el Rector de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid, valora su trayectoria tanto en el Plantel como a nivel nacional. “Transformó a Chile en su segunda patria y eligió a esta Universidad como el lugar para entregar de manera generosa sus conocimientos y gran sabiduría”, plantea.

Por ello, en nombre de toda la comunidad universitaria, destaca su valiosa trayectoria y amplia producción científica. “Fue una gran colaboradora y referente en el ámbito de las relaciones internacionales. En su calidad de experta de nuestra Universidad contribuyó a la formación de la opinión pública a nivel nacional, además de profundizar la labor de Vinculación con el Medio que desarrolla nuestra Casa de Estudios”, manifiesta la autoridad.

Asimismo, recuerda la distinción que le entregó el Plantel hace algunos meses. “Afortunadamente en la Universidad pudimos reconocerla en vida, tal como ocurrió en agosto, cuando Olga recibió, en el Salón de Honor, la Medalla Universidad de Santiago de Chile, en su Categoría Primera, como un reconocimiento a su trayectoria académica y la formación de nuevos investigadores”, subraya el Rector Zolezzi. “No hay que esperar que alguien fallezca para reconocer sus contribuciones. Eso me deja muy tranquilo y pienso que también a toda nuestra comunidad universitaria”, añade.

Amistad sincera y desinteresada

La Dra. Carmen Norambuena Carrasco, fundadora y ex directora del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago, rememora que si bien Olga Ulianova era doctora en Historia, paulatinamente fue centrando su línea de investigación en las relaciones internacionales. “Le solicitaban que se refiriera a temas relacionados con lo que estaba ocurriendo con la desintegración de la ex Unión Soviética y la formación de Rusia, así como respecto de los países de Europa Central. En ese sentido, se transformó en una voz muy autorizada”, advierte la académica del Departamento de Historia del Plantel.

Desde entonces, su participación en foros públicos y académicos se hizo frecuente. De hecho, resalta su compromiso con los medios de comunicación, lo que se dio prácticamente hasta sus últimos días de vida. “Para Olga, el contacto con los medios fue una manera de poder sobrellevar su enfermedad durante más de un año. Siempre respondió a ellos, desde donde fue valorada en todo momento”, asegura la Dra. Norambuena.

Además, se refiere a su activa participación en el contexto de las visitas a Chile de los presidentes Mijail Gorvachov y Vladimir Putin. “Olga fue una excelente representante de su país, como una verdadera embajadora, pues muchas rusas y rusos llegaron a Chile gracias a ella. Los recibía y les ayudaba a insertarse académicamente. Muchos de ellos hoy trabajan en distintas universidades de este país”. Por ejemplo, en el caso de la Universidad de Santiago, la Dra. Marina Stepanova, académica del Departamento de Física, y las investigadoras del IDEA Dra. Eugenia Fediakova y Dra. Olga Lepijina.

“Siempre se caracterizó por ofrecer una amistad muy sincera. Ayudó a mucha gente de una manera desinteresada, sin que los demás se enteraran. Fue un pilar fundamental para sus más cercanos”, comenta la académica, resaltando especialmente su labor como docente. “Dirigió varias tesis y orientó a muchos estudiantes, tanto en el Doctorado de Estudios Americanos como en el trabajo cotidiano del IDEA. Todo esto, siempre al alero de sus proyectos de investigación”, concluye.

Excelencia en sus múltiples facetas

Para el director del IDEA, Dr. Fernando Estenssoro Saavedra, la figura de Olga Ulianova fue fundamental para el desarrollo e impulso del IDEA, al insertarse de un modo brillante en el sistema científico chileno desde las ciencias sociales y la Historia. “Prácticamente toda su vida académica la desarrolló en el IDEA, cuyos integrantes se transformaron en su familia”, reconoce el académico.

Junto con recordar que sus primeros contactos con Chile se dieron a través de los exiliados políticos que llegaron a la Unión Soviética, con muchos de los cuales se desempeñaba como traductora e intérprete, resalta que la Dra. Olga Ulianova colaboró en la difusión del conocimiento y con la presencia de la Universidad de Santiago en los medios de comunicación.

“Fue clave para reimpulsar en Chile los estudios de historia política contemporánea, en la etapa de postdictadura, además de ayudar a forjar nuevas revistas científicas y desarrollar redes con otros académicos para promover estudios sobre historia de izquierda, chilena y de América Latina”, explica, subrayando que abrió nuevos campos de estudio para historiadores chilenos.

Además de caracterizarla como una profesora muy querida por todos quienes trabajaban con ella, advierte que incentivó a muchos estudiantes a que continuaran con la carrera académica. “Yo mismo fui su estudiante en el Doctorado en Estudios Americanos, por lo que pude conocerla en todas sus facetas”, detalla el Dr. Estenssoro. “La recordaremos como una persona muy querida por todos”, asegura.

Compartir el conocimiento

Como estudiante y tesista de Olga Ulinova, además de una gran amiga, la Dra. Mónica Ahumada Figueroa recuerda que en 2004 cursó el diplomado de Estudios Regionales en el IDEA, para luego sumarse al magíster en Estudios Internacionales, donde conoció a la Olga Ulianova y Eugenia Fediakova. “Generamos un vínculo muy especial, en el que ellas nos transmitían su carisma y la enseñanza de una multiculturalidad con una mirada hacia distintos temas, con Olga trabajando en los temas sobre Guerra Fría”, rememora.

Motivada por la Dra. Ulianova, postula a una Beca Conityc, la que obtiene en 2009 para estudiar el Doctorado en Estudios Internacionales del IDEA. “Se fortalecen nuestros vínculos académicos, donde incluso acepta ser mi profesora guía para trabajar en temas de China y Sudamérica durante la Guerra Fría”, detalla la Dra. Ahumada. Sus clases siempre buscaban que los estudiantes se abrieran al pensamiento desde una perspectiva que permitiera cruzar distintas esferas del conocimiento. “Siempre me enseñó que el conocimiento y las experiencias eran para ser compartidas”, destaca.

Junto con definirla como una mujer que siempre se propuso que sus estudiantes avanzaran más allá de lo que transmitía en los cursos, advierte que comenzó a trabajar a partir de las visiones de ella. “Mirar la Guerra Fría ya no desde lo bipolar, sino que desde lo invisible a lo visible, porque América Latina no era visible durante ese periodo”, explica.

Y junto a lo académico, también se fortaleció la amistad entre ellas y sus familias. “Veinte años después de su llegada a Chile, me enteré de que Olga compartió mucho con mis padres, con quienes incluso vivió”, expresa con satisfacción. “Los vínculos nos unieron en distintos planos, donde incluso me abrió un espacio en su familia”, concluye.

Comentarios

Enviado por Jose Luis Valenzuela (no verificado) en
Email: 
jlvale@gmail.com

Un accidente menor me impidió asistir al responso de ayer.

Conocí a la doctora Ulianova en IDEA, cursando el doctorado en estudios americanos. No fui su alumno pero siempre me llamó la atención el entusiasmo que manifestaba. Ella fue lo que podríamos llamar un "faro de entusiasmo, de optimismo", en un entorno de alta exigencia y rigurosidad científica.

La existencia de IDEA se debe principalmente a Carmen Norambuena y Olga Ulianova, dos mujeres que supieron crear un centro de pensamiento del más alto nivel, enalteciendo el quehacer de la Universidad de Santiago, y enriqueciendo el debate nacional.

Una vida tan prolífica, tan generosa como la de Olga debe servir de ejemplo a quienes siguen sus pasos.

Añadir nuevo comentario

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.

Simple Wysiwyg

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <ul> <ol> <li> <strike><br> <br /><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><iframe>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.